Facundo Baez Rodríguez
Facundo Baez Rodríguez

Se trata de una psicóloga, de 25 años, que asegura haber sido acosada por el periodista deportivo. "Me molestó durante más de un año", remarcó.

Maximiliano Fourcade fue escrachado por diversas mujeres a través de la cuenta de Twitter "Anti Botineras", en donde se lo acusa de acosar a través de las redes sociales. Pero el accionar de este periodista deportivo no se limitó a mandar mensajes sólo detrás de una computadora.

María del Pilar Martínez es psicóloga, tiene 25 años y vive en Quilmes. Al igual que otras mujeres, decidió publicar en Twitter algunos de los supuestos mensajes que le envió Fourcade por Facebook.

Embed

Embed
La joven habló con RatingCero.com y explicó que el periodista se le insinuó durante más de un año. "Me molestó durante más de un año. Me llegó un día un mensaje de él después que fui a correr a una plaza. Soy de Quilmes e iba a correr seguido a una plaza de acá, que de hecho él la nombra en las conversaciones, la Plaza Conesa. La primera vez me habló por Facebook e insistía con que lo acepte", inició.

Embed
"Me empezó a decir que sabía qué había estudiado en el Colegio Alemán y que corría en esa plaza. Así me hablaba reiteradas veces, muchas de las cuales me cansé de contestar. Hace poco me volvió hablar cuando me recibí y volvió a empezar. Hasta que cansada de que me hable, lo bloqueo en Facebook. Entonces, él empezó a hablarles a todos mis conocidos haciéndose pasar por un amigo y pidiendo mi número. Me llegaban mensajes de contactos que me decían que les estaba hablando un tal Maxi Fourcade diciendo que no se podía comunicar conmigo y que había perdido mi teléfono. Yo empecé a avisar que por favor no pasen mi número", afirmó María del Pilar.

Embed
"No sé cómo se enteró dónde estudié y dónde corría. Después yo me enteré que estaba de novio con una conocida y le pasaba las conversaciones a una amiga en común para que se las muestre y le digan con quién estaba de novia. Y de hecho a él se lo dije, que sabía que estaba de novio y que la conocía a la chica y él aún así lo negaba y me decía que la única que le interesaba era yo", relató.


"No respetó que no quisiera hablar con él y siguió mandando mensajes. Y ya cuando sabía cosas mías o sabía en qué lugar estaba si me preocupe más. De hecho, lo comenté con mis conocidos y ahí decidí denunciar su Facebook. Más cuando empezó a intentar conseguir mi número de cualquier forma", remató.