El arzobispo de La Plata, el monseñor Héctor Aguer, escribió una carta de lectores llamada "Obligación de pastor" en la que fundamentó su polémico artículo "La fornicación", en el que postulaba que actualmente se vive en una "cultura fornicaria", y sostuvo que no es "un obsesionado por las cuestiones sexuales".
"La bulla tuvo origen en mi artículo 'La fornicación' publicado el 23 en El Día, de La Plata. El género de ese escrito podría definirse 'crítica de las costumbres'; se me ocurrió porque leo la sección Espectáculos del cotidiano platense y porque en el suplemento deportivo de La Nación encontré que el Ministerio de Salud brasileño había enviado 450.000 preservativos a la Villa Olímpica", comenzó por explicar el religioso en una carta publicada este martes por el diario La Nación.

"Parece que fueron usados; acabo de enterarme de que al concluir los Juegos los baños estaban taponados por la cantidad de condones arrojados en ellos", agregó.

En el texto de la misiva la emprendió además contra la prensa: "Los periodistas que me entrevistaron en los últimos días no parecían haber leído mi artículo; sus preguntas iban dirigidas a que yo les diera la razón; después ellos quedaban con el micrófono y podían criticar o burlarse a voluntad. Jamás dije, como aparece en la nota de La Nación, que 'la masturbación es animaloide'; más aún nunca mencioné esta conducta. Cité un pasaje de Aristóteles, donde el filósofo sostiene que el desenfreno (alokasía en griego) 'se da en nosotros no en cuanto somos hombres, sino en cuanto animales'. La ligereza de algunos periodistas me parece un peligro".

"Si alguien curioseó en mi abundante obra escrita, habrá notado que no soy un obsesionado por las cuestiones sexuales.
Pero estoy seguro de que el Señor conoce nuestras conciencias y nos juzgará según nuestras obras; también tendrá en cuenta el sexto mandamiento", concluyó.