Mientras el Senado debate el impeachment, seguidores del Partido de los Trabajadores se movilizaron a favor de la suspendida presidenta de Brasil. Policía los atacó con bombas lacrimógenas.

Manifestantes que se oponen a la destitución de la presidenta Dilma Rousseff fueron reprimidos por la policía en la ciudad brasileña de San Pablo cuando se movilizaban en apoyo a la mandataria suspendida.

Protestas por Dilma Rousseff

Unas 2000 personas fueron reprimidas por bombas lacrimógenas cuando se dirigían hacia la sede del diario Folha de Sao Paulo, donde algunos de ellos hicieron una presentación artística con la palabra "Golpe".

La protesta, también convocada para pedir la renuncia del presidente interino, Michel Temer, se convirtió en una confrontación cuando en respuesta a las bombas de gas policiales incendiaron recipientes de residuos y lanzaron piedras y botellas contra los policías.

Protestas por Dilma Rousseff

Por la mañana, el movimiento sin techo bloqueó ocho avenidas y acceso a San Pablo durante tres horas también en protesta contra la posible destitución de Rousseff, para lo cual se vota mañana y puede confirmar a Temer hasta el 31 de diciembre de 2018.