A mediados de agosto Dropbox envió un mail diciendo que los usuarios que tienen cuenta desde 2012 o antes tendrían que cambiar la contraseña de manera obligatoria la próxima vez que ingresen al servicio.
Al final del mail aseguraban que se trataba solo de una medida preventiva, pero al parecer hay más, porque ahora se reveló que hackers robaron nada menos que 60 millones de cuentas.

El problema es que una gran parte de esas cuentas pueden ser descifradas, mientras que otra parte no porque tiene una buena seguridad.

Embed

Exactamente robaron 68.680.741. De esas, unas 32 millones está encriptada con un sistema llamado bcrypt, que es de lo más seguro y de las cuales no se podrá conseguir la clave real de los usuarios. El resto de las claves tiene una seguridad menor y es probable que logren descrifrarlas.

Si bien seguramente ya cambiaste la clave de Dropbox, recordá que hay mucha gente que usa la misma contraseña para muchos servicios. El consejo es que, al menos, esos usuarios cambien aquellas que sean iguales a las de Dropbox porque si llegan a filtrarse, tus credenciales podrían estar expuestas en internet.