Desde que comenzó el ciclo lectivo, la mujer se negó a mandar a su hija a la escuela debido a que la niña estaba siendo víctima de bullying por parte de sus compañeros. La Defensoría del Menor intervino en el caso y presentó la denuncia ante la Justicia.
Los casos de bullying en las escuelas preocupan cada vez más a los padres, y algunos de ellos toman medidas drásticas para evitar que sus hijos sean víctimas del maltrato de sus compañeros. Tal es el caso de una madre que se niega a llevar a su hija a la escuela y decide darle clases en su casa para evitar la agresión de otros niños.

La niña debería haber comenzado 6º grado este año y ante su ausencia, las autoridades de la Escuela Nº201 de Neuquén convocaron a una reunión a la madre de la chica. En esa circunstancia, la mujer explicó que no enviaría a su hija a la escuela porque ella misma se encargaría de la educación en su casa.

Embed
Además, argumentó su decisión en base al mal estado en que se encuentra el sistema educativo y dijo que la niña estaba siendo víctima de bullying por parte de sus compañeros.

Ante esta situación, las autoridades de la escuela le ofrecieron diferentes alternativas a la madre, como un cambio de turno, y también le propusieron la intervención del equipo interdisciplinario y hasta le plantearon buscarle vacantes en otro establecimiento escolar cercano a su domicilio.

Sin embargo, la mujer se negó a adoptar alguna alternativa y continúo con su decisión de no mandar a su hija a la escuela. "La progenitora argumentó entre sus razones el estado del sistema educativo y el creciente grado de angustia y desgano de su hija ante lo que consideró un claro caso de bullying", explicó la defensora adjunta del Niño y el Adolescente N° 2, Marcela Robeda.

Es por ello que la abogada presentó una acción de amparo que ya fue admitida por el Juzgado de Familia. Ahora, la Justicia deberá decidir el futuro de la nena.