Dos jóvenes de Azerbaiyán encontraron a un felino que estaba atorado y lastimado en la calle y se encargaron de salvarlo. Para eso, con mucho cuidado, rompieron el recipiente con un martillo.