Un susto de proporciones se llevaron los habitantes del edificio Kavanagh, en la zona porteña de Retiro, cuando denunciaron un incendio al ver que se desprendía una gruesa columna de humo desde la cúpula, pero el operativo quedó inmediatamente desactivado al comprobarse que el fuego provenía de una parrilla con exceso de carbón.
El operativo que pusieron en marcha los Bomberos y el SAME quedó sin efecto cuando desde el Hotel Plaza, que comparte el sistema de ventilación con el emblemático edificio, confirmaron que el fuego que produjo la nube de humo provenía del exceso de carbón utilizado en la parrilla lo que fue corroborado por la Policía que aseguró a Télam que se trató "de una confusión".

El humo que se vio este miércoles desde Florida y San Martín reavivó el recuerdo de otros "humos", los de Corina Kavanagh, la mujer que en los años 30 mandó levantar el edificio que lleva su apellido en venganza al rechazo de "la alta sociedad" por su condición de "nueva rica".

Embed
Mercedes Castellanos de Anchorena, madre del joven con quien había mantenido una relación amorosa, se había opuesto a la pretensión de la mujer "sin linaje" de formar parte de la familia patricia.

La venganza de Kavanagh consistió en mandar a construir el edificio con la sola intención de tapar completamente la visual de la Basílica del Santísimo Sacramento
, principalmente desde las ventanas de la mansión de los Anchorena, quienes ordenaron levantar el templo para sepulcro de la familia.