John Little les contó a sus amigos cómo fue la brutal agresión que sufrió a la salida de un boliche en San Isidro. "Cuando salían nos empujaron, les preguntamos por qué y nos vinieron a pegar", relató la víctima.
John Little, el joven de 26 años que fue agredido por un grupo de rugbiers a la salida de un boliche en San Isidro, dio detalles de la golpiza que sufrió y aseguró que él y su grupo de amigos no quería pelear.

"No queríamos pelear, de hecho, sólo nos pegaron ellos. Eran rugbiers, cuando salían nos empujaron, les preguntamos por qué y nos vinieron a pegar", relató el joven agredido a sus amigos del Club Defensores de Olivos.

Tras la golpiza que sufrió a la salida de la disco House, el joven fue internado y desde el hospital -a través del grupo de WhatsApp que comparte con sus compañeros de futsal- explicó cómo fue la secuencia que terminó con él internado.

Según contó, intentaron evitar el cruce, pero los "siguieron fuera del boliche" y los golpearon. Si bien ingresó al Hospital Italiano con un cuadro grave, ayer estaba mucho mejor.

En declaraciones al diario Clarín, Nahuel Fernández, amigo de la víctima y testigo del hecho, "uno de los rugbiers apareció por atrás y le pegó una piña de costado a John. Él no llegó a advertir lo que estaba por pasarle".

Asimismo, dijo que en ese momento cuando John se cayó al piso empezó a llorar. "El golpe fue tremendo", remarcó el chico, que declaró e identificó a los atacantes.

Sebastián Bertalot, otro de los chicos que estuvo esa madrugada en House, afirmó que la agresión la empezaron y la terminaron los rugbiers: "Nosotros les repetíamos que no queríamos problemas. A ellos no les importaba nada".

Y agregó: "Primero, arrancaron con cachetazos en la nuca a John y a otro de los jóvenes que se llama Julián. En un patio delantero que tiene el boliche, vimos a un patovica y le pedimos ayuda para que los parara. Pero no nos hizo caso y nos dijo que saliéramos. Estos chicos, que eran entre 6 y 7, continuaron con los insultos. Y uno de ellos, le pegó una trompada en la boca a Julián".

Los chicos intentaron a correr hacia el auto, pero dos de ellos fueron alcanzados por los agresores. John fue el más golpeado ya que sufrió fractura de cráneo y un edema en el cerebro. "Por suerte, está mejor. Ahora lo pasaron de terapia intensiva a sala común", contó uno de sus amigos del club.

Desde la cuenta de Facebook de Defensores de Olivos, confirmaron la agresión y señalaron a los rugbiers como los responsables. Además, le mandaron "fuerza" a John.