Una mujer de Oklahoma, Estados unidos, fue acusada de matar a su hija de 33 años clavándole un crucifijo en la garganta. Le dijo a la policía que creía que estaba poseída por el diablo.
Las autoridades se presentaron en la casa de la sospechosa en Oklahoma City y encontraron a Geneva Gómez muerta en el suelo y con un crucifijo en el pecho, reportó la televisora KFOR-TV según informa AP. Los policías informaron que encontraron el cuerpo de la víctima acomodado en forma de cruz.

El ex novio de Geneva, Francisco Merlos, descubrió el cadáver cuando pasó por su casa a ver cómo estaba, reportó el diario Oklahoman. Merlos señaló que intentó salir desesperadamente de la casa, pero Juanita Gómez, de 49 años, se lo impidió.

Embed
Los registros señalan que Juanita Gómez le dijo a la policía que creía que su hija estaba poseída por el diablo. Dijo que la golpeó y le introdujo a la fuerza un crucifijo y un medallón religioso por la garganta.

La mujer enfrenta cargos de asesinato premeditado y se encuentra detenida sin posibilidad de fianza.

Las personas que conocen a la familia afirman que el supuesto crimen es aún más sorprendente al considerar la relación tan cercana que había entre la madre y su hija. "Se hacían las uñas, el cabello, todo" juntas, dijo Merlos.