La detención de un pasajero alterado en una estación de subte de Barcelona provocó el miércoles una estampida humana que huyó al creer que se trataba de un atentado.

Un pasajero alterado, que había atemorizado a otros viajeros del metro por su actitud agresiva, bajó en la estación de La Sagrera y saltó a la zona de vías, lo que obligó a intervenir a vigilantes de seguridad de la estación y a detener el servicio de metro, que estuvo sin funcionar durante siete minutos.

estampida humana metro en barcelona.mp4
Tras reducir al hombre y obligarlo a salir de la zona de vías, los vigilantes, junto a una patrulla de la Guardia Urbana, se lo llevaron de la estación, en cuyos andenes se habían acumulado más usuarios de lo habitual debido a la interrupción el servicio provocada por el incidente.

Los gritos del pasajero alterado, junto a su detención, desataron el pánico entre usuarios del subte que no tenían una visión directa de lo que estaba sucediendo, según diario El País.

Embed
Numerosos pasajeros empezaron a correr para salir de la estación, lo que alarmó a otros usuarios del subte, que entre gritos de histeria se abalanzaron hacia las escaleras. Pese al momento de tensión, ninguno de los pasajeros resultó herido ni precisó asistencia sanitaria.