Los hechos ocurrieron en la Línea A, en las estaciones Carabobo y Pasco donde las víctimas fueron un menor de 13 años y un joven de 23.
Dos hechos similares se registraron en la Línea A del subte, en las estaciones Carabobo y Pasco, de la Ciudad de Buenos Aires. Se trataron de dos acosos a diferentes pasajeros. Personal del Área del Subtes de la Policía Metropolitana, fueron alertados por ambos hechos y lograron detener a dos hombres. acusados de cometer abusos sexuales.

En el primer episodio, la denuncia fue hecha por un chico de 13 años, quien visiblemente sobresaltado les pidió ayuda y relató que un hombre de aproximadamente 60 años lo había manoseado en el baño de la estación.

Inmediatamente, los efectivos se dirigieron al baño, al tiempo que un sujeto salía del mismo y el adolescente comenzó a gritar, señalándolo como el autor del abuso del que había sido víctima.

De esta manera, se procedió a identificarlo y detenerlo en el lugar ante la presencia de dos testigos.

Embed
El sospechoso fue demorado y ante la consulta con el Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción 37 a cargo de la Dra. Silvia Nora Ramond, se ordenó que el área de Cibercrimen realice las pericias sobre el teléfono celular del imputado a fin de certificar si contenía o había contenido en algún momento información, videos o imágenes relacionadas con el delito investigado, caratulado como 'Abuso sexual simple'.

En el otro caso, un hombre de 50 años, docente de una escuela pública, fue detenido luego de ser denunciado por un joven de 23 años, quien lo acusó de haberlo manoseado cuando se encontraban dentro de una formación.

"Me metió la mano en el pantalón y me tocó el miembro", comentó el muchacho a los efectivos policiales que intervinieron, tras la denuncia del pasajero. Fuentes policiales contaron que el muchacho no sólo reaccionó a los gritos, sino que además le propinó dos puñetazos al docente. "El joven contó que el hombre tenía una tablet donde estaba mirando películas pornográficas, y en ese marco empezó a tocarlo. El resto de los pasajeros debió intervenir y separarlos", explicó un vocero de la metropolitana.