Samsung anunció que suspenderá las ventas de su smartphone Galaxy Note 7, debido a incidentes que implicarían la explosión de la batería de este modelo.
La compañía precisó que reemplazará los aparatos de quienes hayan comprado este modelo de smartphone.

"Recibimos varias informaciones sobre la explosión de la batería del Note 7 que fue lanzado oficialmente el 19 de agosto", declaró a la prensa el jefe de la actividad móvil de Samsung, Koh Dong-Jin. "Tenemos la confirmación de que hay un problema de batería" añadió.

Samsung ya vendió un millón de Galaxy Note 7 en Corea del Sur pero también en Estados Unidos.

Veinticuatro de ellos ya presentaron problemas de batería, declaró Koh Dong-Jin, quien aseguró "lamentar profundamente" este incidente.

Embed
Desde hace varias semanas los usuarios cuelgan en línea fotos y videos de su ejemplar Note 7, algunos de los cuales están totalmente carbonizados. Estos internautas aseguran que su smartphone se incendió de forma súbita.

Estos problemas llevaron al grupo surcoreano a suspender las entregas en su mercado interior, y a retrasar el lanzamiento de este producto estrella en algunos mercados europeos, como Francia.

Se trata de un revés para el gigante surcoreano que había anunciado a fines de julio un alza de sus beneficios superior a lo previsto para el segundo trimestre, gracias a las buenas ventas de sus teléfonos de alta gama Galaxy S7 y S7 Edge.

La división móvil de Samsung representa la parte más fuerte de la actividad del grupo. Pero estos últimos años, se encontró con la competencia de Apple, en lo que respecta a la alta gama, y de fabricantes chinos como Huawei en lo que se refiere a la media o baja gama.