El agresor, de 21 años, ya le había pegado al adolescente de 16 durante el partido. Cuando el chico fue a la casa a pedir explicaciones, el otro abrió fuego y se dio a la fuga.
Un joven de 21 años baleó a otro de 16 porque no soportó perder 13 a 0 en un partido entre barrios en Mendoza. Además del adolescente hay un transeúnte herido.
Todo empezó el lunes por la noche, cuando el equipo del barrio 8 de Abril "paseaba" al del Unidad. Durante una jugada en que ambos chicos choraron, el de 21 le pegó una trompada al de 16. El golpe le provocó una lesión grave en el ojo y el pómulo izquierdo, por lo que el adolescente se desvaneció.
Fue entonces que los amigos de la víctima lo llevaron a su casa. Llegada la noche, el chico fue a pedir explicaciones a la casa del agresor, acompañado por sus padres.
Fue entonces que Federico Lucero, de 21, desafió a pelear al joven, luego sacó una pistola calibre 9 milímetros y disparó varias veces. Cuatro balas, de unas diez que habría tirado, le dieron al adolescente, que fue llevado de urgencia al Hospital Lagomaggiore. Ya lo dieron de alta, según precisó el diario El Sol.
Pero no fue la única víctima: otro tiro le dio en el brazo de un militar que salía de su casa junto con su mujer embarazada.
Según determinó la investigación, el padre de Lucero se lo llevó tras el segundo ataque y mantiene oculto en un lugar que aun no fue determinado.