El actual jefe comunal, Gustavo Menéndez, es acusado por el delito de "defraudación agravada en perjuicio de la administración pública" en la causa conocida como "Mochila verde", originada en su paso como director de Casinos de la provincia de Buenos Aires, durante la gobernación de Felipe Solá.
Después de su triunfo electoral en 2015 sobre el histórico referente de Merlo, Raúl Othacehé, el actual intendente Gustavo Menéndez (FpV) podría ver naufragar sus días de gloria si finalmente la Justicia avanza con el juicio oral en su contra por el delito de "defraudación agravada en perjuicio de la administración pública" en la causa conocida como "Mochila verde", originada en su paso como director de Casinos de la provincia de Buenos Aires durante la gobernación de Felipe Solá.

Referentes de la oposición de ese partido del oeste del conurbano denunciaron que Menéndez, un camaleón de la política vernácula que zigzaguea entre el massismo y el Frente para la Victoria, "tendió lazos con la Justicia para demorar el inicio del juicio oral", que debía arrancar el mes pasado tras el fin de la feria judicial. Además de haber eludido, sistemáticamente, los llamados a indagatoria que arrancaron en 2009 en los tribunales de Mar del Plata, informó ámbito.com.

Embed
El delito por el que se imputó al actual intendente es de larga data. Tras saltar de la gestión en la Subsecretaría de Tierras de Merlo al sillón del manejo del juego de la provincia en La Plata, protagonizó una supuesta maniobra fraudulenta -motivo por el que irá a juicio- al ordenar el retiro ilegal de $ 600 mil desde el casino del Hotel Hermitage (Mar del Plata) hacia el Casino Central con la finalidad de "superar" una auditoría que se estaba realizando en esta última casa de juego.

La presunta estafa fue registrada por las cámaras de seguridad de los establecimientos y fue denominada "Operación mochila verde", por haberse trasladado el dinero en una mochila de ese color.

"El faltante que surgía en el Casino Central era producto del retiro de dinero 'en negro' que habitualmente realizaba Menéndez", denunció un ex empleado de la casa de juegos.

El delito que se le imputa a Menéndez contempla una pena de hasta 6 años de prisión más inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.