La Fiscalía sospecha que el teutón, junto a otros tres hombres, estuvo involucrado en el pago de sobornos para que Alemania obtuviera la sede de la Copa del Mundo de 2006.

Franz Beckenbauer canceló este viernes un viaje a Zúrich al día siguiente de que la justicia suiza le acusase de gestión desleal, enriquecimiento y blanqueo de dinero, en el marco de una investigación en curso sobre el Mundial 2006.

La leyenda del fútbol alemán, propietario de unas bodegas en Sudáfrica, tenía una cita pública este viernes en un hotel de Zúrich para presentar su propia marca de vinos 'The Kaiser's Wines'.

Embed
Beckenbauer, de 70 años, es uno de los cuatro hombres, miembros todos del comité organizador del Mundial 2006, atribuido a Alemania, perseguidos por la justicia suiza por este caso, junto a Hans-Rudolf Schmidt, Theo Zwanziger y Wolfgang Niersbach, los dos últimos antiguos presidentes de la Federación Alemana de Fútbol (DFB).

Los cuatro están acusados de fraude, gestión desleal, lavado de dinero y apropiación indebida. La justicia suiza anunció también que se llevaron a cabo registros en ocho puntos diferentes, uno de ellos el propio domicilio del 'Kaiser', en colaboración con las autoridades alemanas y austríacas.

Embed
La revista alemana Der Spiegel había señalado a finales de octubre de 2015 que Alemania habría utilizado un fondo secreto de 10 millones de francos suizos (6,7 millones de euros) para comprar votos para obtener el Mundial-2006, en un proceso en el que la candidatura germana se impuso a la sudafricana por 12 votos a 11.

"Franz Beckenbauer apoya la investigación de las autoridades suizas desde que tuvo pleno conocimiento de ella y continuará cooperando con las autoridades", declaró el abogado del 'Kaiser' al diario Bild.