Una nueva manifestación contra el Gobierno del presidente brasileño, Michel Temer, la quinta de manera consecutiva, volvió a terminar con disturbios y depredaciones en Sao Paulo.

La protesta desde este viernes comenzó en Avenida Paulista, conocida como el "corazón financiero" de Brasil, y terminó en la Marginal Pinheiros, una de las arterias que cortan la mayor ciudad brasileña, y al igual que las cuatro anteriores tuvo la intervención policial para dispersar a los manifestantes.

Marcha contra Temer en San Pablo

El grueso de la marcha llegó hasta el Largo de la Batata, una plaza pública en el tradicional barrio de Pinheiros, donde los líderes negociaron con la Policía y la mayoría acató las disposiciones y se retiró pacíficamente.

Marcha contra Temer en San Pablo

No obstante, unas treinta personas decidieron por cuenta propia seguir hasta la Marginal Pinheiros y en su paso rompieron vidrios de concesionarias de automóviles, prendieron fuego en tachos de basura y destruyeron paradas de micros, hasta que la Policía reaccionó una vez más con gases lacrimógenos.

Marcha contra Temer en San Pablo


El número de agentes de la Policía Militarizada este viernes fue mayor al de los días anteriores.