Durante la inauguraciòn de una pequeña estatua de bronce de la Aparecida, patrona de Brasil, en los jardines vaticanos, el Papa oró por el pueblo brasileño, tras la destitución de Dilma Rousseff en un marco de tensión política y social.
El papa Francisco convocó hoy a orar por "este momento triste" que atraviesa Brasil, donde acaba de ser destituida por un juicio político la presidenta Dilma Rousseff y reemplazada por Michel Temer en un marco de tensión política y social.

El Pontífice llamó a rezar a la Virgen de Aparecida para que proteja "a todo Brasil y a todo el pueblo brasileño, en este momento triste".


Embed

La convocatoria de Francisco se conoció durante la inauguración de una pequeña estatua de bronce de la Aparecida, patrona de Brasil, en los jardines vaticanos. Dijo que la fuerza de la oración ayudará a que la Virgen proteja a los más pobres, a los descartados, a los ancianos abandonados, a los niños de calle y a las víctimas de todo tipo de explotacion.

Además, el Papa anticipó que no está en condiciones de confirmar que podrá viajar el año próximo a Brasil, como había prometido en su anterior visita en 2013. "No sé si será posible, pero al menos la tendré (a la Virgen) aquí más cerca", sostuvo.