El conductor del segundo de los tres autos que chocó el jugador de Boca relató cómo fue el accidente y la manera en que este se escapó del lugar. "Salió caminando como un pollito mojado", aseguró.

"El tipo se bajó, caminó hacia Alsina, subió a un auto y se fue", así describe la huida de Ricardo Centurión uno de los damnificados por el choque múltiple en Avellaneda. "Estaba como borracho, y salió caminando como un pollito mojado", afirmó Gustavo Ferreira durante una entrevista.

El hombre contó que estaba yendo a trabajar cerca de las ocho cuando pasó por la zona de Siete Puentes y que solo había tres autos: "Cuando quise mirar, un coche blanco me pegó en el guardabarros de adelante, del lado del conductor". Ferreira iba manejando el Ford Fiesta, el segundo de los que impactó el BMW y cuenta que "Centurión iba a 120 kilómetros por hora y no atinó a frenar", luego chocó al Duna, que recibió la peor parte.

"Había solo tres coches y el desgraciado chocó a los tres", agregó indignado y explicó: "Perdió el control del auto cuando me pegó a mí".

Embed

"Me importaba el tipo del Duna, que estaba desvanecido, dado vuelta. Dije: `Lo mató``. Con un golpe en la sien y en la cabeza. No reaccionaba", relató el hombre en diálogo con la radio. Y agregó: "Veo que empiezan a salir chicos de BMW, me acerco y le digo al conductor: 'Que hiciste, pelotudo'. Y los amigos me apuraron. El tipo se bajó, caminó hacia Alsina, subió a un auto y se fue. En ese momento no sabíamos quién era".

El hombre contó que los acompañantes de Centurión "decían que no sabían quién era, que lo conocieron en el boliche. El policía se dio cuenta porque en el llavero tenía una foto con la familia".