Fue la respuesta de un criador de caballos de Vera, en el norte de Santa Fé, al jefe local del Senasa que le habría exigido $ 1000 pesos para destrabar un trámite. El acusado dice que fue una "cama".
La semana pasada el productor, Alberto Nicolás Mazzón, se propuso terminar con una práctica que lamentablemente no es raro encontrar cada tanto en diferentes entidades estatales. Para hacerlo este criador de 68 años fotocopió cada uno de los diez billetes de 100 pesos que le pedía el jefe local del Senasa, a cambio de destrabar un trámite, y apenas lo hizo fue a radicar la denuncia . La Policía encontró el sobre con la plata en el despacho del denunciado, que fue de inmediato separado del puesto.

El productor dedicado a la cría y compra-venta de caballos, apuntó su plan contra Duilio Locatelli, jefe de la oficina en Vera del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria, organismo que debe realizar los controles veterinarios de los animales con los que trabaja Mazzón.

Tras ser denunciado por el ganadero, según publica el diario Clarín en su edición impresa de este martes, el empleado público aseguró que le habían tendido "una cama". Según su versión, ocultaron el sobre con dinero sobre su escritorio y luego hicieron la denuncia para perjudicarlo.

Embed
El argumento expuesto por Locatelli no convenció sin embargo al presidente del Senasa, Jorge Dillon, que de inmediato lo apartó de su función y ordenó la realización de un sumario interno.

Entrevistado por el medio local Reconquista HOY, el productor explicó que estaba "cansado" de la corrupción generalizada en ese organismo estatal, donde "todos quieren cobrar algo extra por lo que hacen, hasta por los trámites rutinarios".