La modelo estadounidense sufrió la modificación de sus siluetas en la reconocida publicación. Leé su descargo.

La modelo estadounidense Ashley Graham fue víctima de un feroz retoque digital de la revista Elle Canadá, en la cual protagonizó una producción de fotos muy sensual.

Pero las imágenes fueron totalmente modificada por la edición de la publicación y sus siluetas no son verdaderas. Lo más llamativo es que eliminaron los rastros de celulitis de Ashley, los mismos que ella supo defender: "Tengo celulitis, tengo grasa en el tracero, tengo estómago grueso...No conozco otro cuerpo, no sé cómo es sentirse delgada, sólo sé cómo es sentirse como Ashley".

La exposición a la enorme manipulación de las imágenes de la reconocida revista las expuso la misma modelo quien publicó las fotos del backstage en su cuenta de Instagram con un contundente mensaje.

Seguí leyendo en RatingCero.com.