Hannah Gavios, una maestra de Nueva York, Estados Unidos, que vive en Vietnam enseñando inglés fue a Tailandia de vacaciones y se perdió en la playa Railay de la ciudad de Krabi. En ese momento le entró a una tienda para preguntar cómo volver a su hotel y un empleado local la ayudó. Él le dijo que la guiaría nuevamente hasta su hotel. En vez de eso la llevó hasta la selva y trató de arrancarle la ropa.
En ese momento ella trató de escapar, pero se cayó de un acantilado de 45 metros de altura y se quebró la espalda. El local, llamado Apai Ruengvorn, de 28 años, admitió el ataque.

hannah gavios (4).jpg
"Realmente pensé que iba a morir", dijo ella según informa The Daily Mail. "Estaba muy oscuro y eran alrededor de las 11 de la noche. La única forma de volver a mi hotel era cruzando el acantilado. Entré a una tienda y pedí ayuda. Ellos me respondieron que era peligroso volver de noche así que le pidieron a uno de sus empleados que me acompañara", agregó la joven.

Embed
En un momento trató de arrancarle la ropa y ella explicó que empezó a pegarle en la cara y morderle la oreja. Comentó que logró alejarse un poco y, cuando lo hizo, comenzó a correr, momento en el que cayó del acantilado: "Pensé que no iba a sobrevivir".

hannah gavios (2).jpg
Ruengvorn bajó y se puso a llorar y a rezar. Después se subió sobre ella y se masturbó. "No me violó, pero hizo todo lo demás. Realmente pensaba que iba a morir", dijo Gavios.

hannah gavios (1).jpg
Horas más tarde se fue y volvió con otras personas que alertaron a las autoridades, informa The Daily Mail. Ruengvorn se declaró culpable y ahora enfrenta varios años tras las rejas.

hannah gavios (3).jpg
Gavios agradece no haberse quebrado las piernas y dijo que quiere seguir enseñando inglés en Vietnam