La planta de Scania en Tucumán celebró sus 40 años desde la inauguración en 1976 y en la empresa prevén que el mercado de camiones volverá a crecer en 2017.
Pese a la suba de patentamientos en los vehículos de pasajeros y comerciales livianos, los pesados acumulan una caída de 16,8% en este 2016. Alejandro Pazos, gerente de Marketing y Comunicación de la marca sueca, dijo que así como el "mercado de pesados cae más rápido, también tarda más que el de los autos en volver a crecer cuando repunta el consumo". "Son inversiones más grande y de bienes de capital, la lógica de funcionamiento es diferente", señaló.


En la fábrica tucumana, desde donde Scania exporta a Brasil y Suecia piezas de cajas de cambio y de diferenciales, Pazos explicó que la caída del mercado petrolero y de la construcción no favoreció a los pesados, aunque se vieron compensados por rubros como minería y agro.

scania (2).jpg
En el caso puntual de Scania, terminará el año con ventas similares a las de 2015 (1.300 unidades) y, por ende, con mayor market share. "Al estar especializados en el segmento de extra pesados y en larga distancia, nos mantuvimos", afirmó, y agregó que si bien el costo de entrada a un camión Scania es alto, el menor costo operacional y el bajo índice de fallos a lo largo de la vida útil de la unidad favorecen a la marca.


El directivo prevé que los camiones repuntarán en 2017
, donde se espera una reactivación de la obra pública, y aguarda que las provincias habiliten la circulación de las unidades bitrenes.