El felino, en posición de ataque, no duda en asustar a los perros que, al parecer, no quieren hacerle daño. Todo fue grabado por una persona que presenció y terminó acariciando al gato.