La incursión de la mujer en el arbitraje de fútbol es cada vez más fuerte y, esta vez, Marta Galego fue la gran protagonista del cruce entre UE Valls y el Cambrils Unió, de la Segunda Catalana, ya que se animó a echar ¡a un hincha! del estadio porque la estaba insultando.
El increíble hecho se dio a los 23 minutos, cuando Galego escuchó que el aficionado en cuestión la mandó "a lavar los platos", descontento con un fallo arbitral.

Sin dudarlo, decidió detener momentáneamente el partido y se dirigió al delegado de UE Valls (el equipo local) para que expulsen al hincha del estadio. Así es como, en pocos minutos, el mismo tuvo que abandonar la tribuna y el partido pudo continuar sin problemas.

Aparentemente, la normativa de la FCF (Federación Catalana de Fútbol) propone que los insultos desde la tribuna puedan ser castigados por los árbitros, por lo que Galego sólo aplicó el reglamento.