El curioso accidente ocurrió este jueves en la terminal asiática y tuvo como protagonistas a uno de los coches del aeropuerto que quedó incrustado en la turbina de un Airbus de la empresa Cathay Dragon.
El vuelo KA691 que se dirigía a Penang, en Malasia, e increíblemente de lo que puede pensarse en materia de noticias sobre accidentes aéreos, no tuvo víctimas fatales.

La aeronave de la empresa Cathay Dragon chocó cuando empezaba a carretear, contra uno de los vehículos Rolls-Royce que son utilizados por los empleados de la pista de aterrizaje.

choque avión.jpg
El coche terminó incrustado justo a la altira de la turbina de aeronave, y fue necesaria la intervención de un equipo de bomberos para desencajar el automóvil.

Embed
Un vocero dejo saber que "el conductor que quedó atrapado en el vehículo fue rescatado, pero debió ser derivado a Hospital del Norte de Lantau por una herida en la cabeza y otra en el hombro", aunque destacó que fue trasladado consciente al nosocomio.