Después de muchos meses de especulación finalmente Apple terminó confirmando que en los iPhone 7 desaparecerá el conector de 3.5mm estándar para auriculares y para apostar a la conexión inalámbrica. Además, aquellos que todavía quieran seguir utilizando cables tendrán que hacerlo a través del puerto Lightning, que es el mismo que se utiliza para recargar el dispositivo.
Los auriculares que vendrán con los nuevos smartphones son los EarPods, que son los que vienen actualmente con el cable y la única diferencia que tendrán es que los nuevos tendrán conectividad Lightning.

apple dongle adaptador.JPG
Mientras tanto la apuesta de la compañía son los AirPods, que costarán US$159. Los nuevos auriculares son dos cascos solos sin ningún tipo de cable que se conectan de una manera muy simple con el teléfono y esa conexión se sincroniza de manera automática con el resto de los dispositivos (MacBook y iPad).

Embed
"Algunos preguntaron por qué sacaríamos el conector de auriculares análogos del iPhone. Estuvo con nosotros demasiado tiempo", dijo Phil Schiller, la cabeza de márketing de la empresa. "Voy a darles tres razones", aseguró y agregó: "La primera de ellas se resume en una palabra: coraje".

La otra de las razones es que la compañía demostró que podía adaptar el puerto Lightning a otros usos más allá de la transferencia de información y recarga del dispositivo y finalmente que la empresa quería explorar la transferencia wireless.

apple airpods.mp4
Para poder explorar el mundo sin cables la compañía creó un chip que llamaron W1 que se basa en la tecnología Bluetooth. Ese chip permite realizar la conexión de manera más simple. Sea como sea, no dieron demasiados detalles.

Finalmente, para aquellos que no quieran comprar nuevos auriculares, Apple lanzó un adaptador, que cobrará US$9, y que permitirá conectar el viejo 3.5mm al Lightning y así poder utilizarlo sin problemas.