Taxistas de la Ciudad de Buenos Aires adelantaron su rechazo al desembarco de la aplicación de transporte Cabify -que ya lanzó una convocatoria para contratar choferes y comenzará a funcionar durante septiembre- al considerar que el mismo "no está legalizado", y anticiparon que el lunes definirán "cómo y dónde" se movilizarán.
"Estamos rechazando su habilitación", afirmó el titular de la Asociación de Taxistas de la Ciudad (ATC), Luis Fernández, y sostuvo que "no está legalizado ningún funcionamiento de remise con una aplicación".

Ante ese escenario, a Cabify -que ofrece un servicio similar al de Uber- "lo vamos a rechazar. Estamos en estado de alerta. El lunes vamos a definir cómo y a dónde nos movilizamos", agregó en diálogo con Télam.

"Necesitamos ganar la calle nuevamente para que esto sea una preocupación para el gobierno de la Ciudad y el de la Nación. El gobierno tiene que tener un sentido común: basta de coches particulares" lucrando, agregó el dirigente, y cuestionó que la empresa europea "se presenta como una remisería legal, pero el uso de la aplicación no está habilitado para las remiserías en la Ciudad".

Cabify "operará para su lanzamiento en Argentina de forma 100% legal, como lo hacemos en todos los países donde tenemos presencia", aseguraron a Télam desde la empresa.

"El equipo local, en conjunto con nuestros asesores legales, han venido trabajando en asegurar esto por los últimos meses. Como jóvenes emprendedores creemos que podemos aportar a mejorar la calidad de vida en las ciudades en Argentina a través de nuevas formas de movilidad pero siempre debe ser respetando el marco legal", afirmaron.

Embed
La empresa europea, que al igual que Uber permite solicitar autos con chofer a través de una aplicación móvil o de la web, abrió la semana pasada una convocatoria para reclutar conductores en la Ciudad, e invitó a "las personas interesadas" a iniciar el proceso de aplicación para trabajar con la compañía.

Nacida en 2011, Cabify tiene presencia en nueve países (España, Portugal, México, Perú, Colombia, Chile, Panamá, Brasil y Ecuador) y ofrece un servicio similar al de Uber, cuyo funcionamiento en la Ciudad quedó prohibido por la Justicia poco después de su desembarco en el país, en abril pasado.

Pese a las masivas protestas de taxistas, las denuncias penales y las órdenes judiciales a las tarjetas de crédito y a los servicios Pago Fácil y Rapipago para que no procesen pagos de Uber, la empresa continúa ofreciendo y realizando viajes en la Ciudad.

El General Manager para Latinoamérica de Cabify, Ricardo Weder, había afirmado en una entrevista con Télam que el servicio "no busca competir con los taxis sino con los autos particulares".

En cuanto a las diferencias con Uber, Weder mencionó que "entre las ventajas de Cabify se encuentran el cobro por tarifa fija -por kilómetro y no por tiempo-, la posibilidad de realizar una reserva con anticipación, el servicio de atención telefónica las 24 horas, el seguro de responsabilidad civil para sus usuarios y la legalidad para operar".