Emulando al rey del escapismo, esposado de pies y manos en una comisaría de Las Vegas, un detenido logró lo inimaginado: evadir todas las medidas de seguridad y fugarse, sin la ayuda de terceros, ni herramientas.
Alonso Pérez tiene 25 años y fue detenido el viernes tras el homicidio de Mahoma Robinson. El joven estaba aislado en una sala de interrogatorios de Las Vegas, en la que decidió aprovechar el tiempo en el que lo dejaron solo para escapar.

Los oficiales dejaron al hombre durante varios minutos en la habitación, según los procedimientos policiales intentando "ablandarlo" antes de responder a las preguntas por el asesinato de Robinson. Sin embargo, él dedicó ese tiempo a analizar minuciosamente sus alternativas de escape.

houdini
En las imágenes de las cámaras de seguridad se lo ve a Pérez mirando en detalle el lugar y el mecanismo de sus esposas, las que logra violentar y abrir con sus propias manos, antes de subirse a una silla y darse a la fuga a través de uno de los paneles del techo.

El jefe de policía de Las Vegas Alexander Pérez admitió que a la policía le tomó casi 40 minutos darse cuenta de que el detenido había desaparecido.