El dueño de una casa del barrio porteño de Mataderos tendrá que pagar por daños y perjuicios, a raíz de las lesiones que sufrió el chico que se cayó al chocarse con un cantero ilegal frente a su vivienda.
El dueño de una casa del barrio porteño de Mataderos tendrá que pagar más de 35 mil pesos por daños y perjuicios, a raíz de las lesiones que sufrió un niño cuando tropezó con un cantero ilegal frente a la vivienda.
La decisión la tomó Marcelo Segón, titular del juzgado N° 17 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad, que resolvió hacer lugar parcialmente a la demanda planteada por los padres del menor de edad que se lesionó al tropezar en la calle, y librar de culpa y cargo al gobierno porteño.
El fallo condenó al dueño del inmueble frente al cual se produjo la caída a pagar a los demandantes 35.800 pesos, al tener por acreditado que lo ocurrido era "responsabilidad del propietario frentista" porque había "una especie de cantero irregular, construido con varillas y alambres alrededor de un árbol" con el que el niño tropezó.
"Los ciudadanos no pueden desentenderse del cuidado de los demás", resumió el fallo.
El hecho ocurrió el 5 de octubre de 2006, cuando el niño caminaba por la calle Homero al 800, en Mataderos, y tropezó con una varilla de metal que se encontraba clavada en la tierra formando una especie de cantero con otras tres varillas, sujetadas entre sí mediante alambres, alrededor de un árbol de grandes dimensiones ubicado en la vereda.
Si bien frente al hecho ocurrido, los padres del menor de edad demandaron tanto al propietario como al gobierno de la Ciudad el pago de 100.000 pesos como indemnización por los daños y gastos médicos ocasionados, el juez entendió que la responsabilidad recaía sobre el titular del inmueble, por acreditarse que el cantero irregular fue emplazado por él.