El entrenador del campeón olímpico se tomó el trabajo de estudiar cada movimiento y analizó los defectos del tenista japonés. Tras el trabajo de laboratorio, le dio un papel al británico para indicarle hacia dónde debía orientar su juego. Sin embargo, la táctica no dio resultados.

"Atacá en su segundo saque o tratá de apresurarlo del lado de su mano hábil". Así fue como el mejor tenista olímpico intentó vencer a Kei Nishikori en los cuartos de final del US Open, con un "machete" que le preparó su entrenador, quien había estudiado minuciosamente al japonpés.

Pese a eso, el oriental se impuso al británico por 1-6, 6-4, 4-6,6-1 y 7-5 y accedió así a las semifinales el abierto de Estados Unidos.

Embed