Así lo decidió la comisión de ética de la FIFA por violar el Código Ético del ente rector del fútbol mundial. El dirigente incumplió los artículos 13 (reglas generales de conducta), 15 (lealtad), 18 (deber de informar y cooperar), 19 (conflicto de intereses) y 21 (sobornos y corrupción).
La comisión de ética de la FIFA confirmó este viernes la sanción de por vida al ex presidente de la Confederación de Norte, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf), Jeffrey Webb, por violar el Código Ético del ente rector del fútbol mundial.

Webb, quien también fue vicepresidente de la FIFA y máximo dirigente del fútbol de su país, Islas Caimán, violó los artículos 13 (reglas generales de conducta), 15 (lealtad), 18 (deber de informar y cooperar), 19 (conflicto de intereses) y 21 (sobornos y corrupción) del Código.

"En consecuencia, el señor Webb fue suspendido de por vida de toda actividad relacionada con el fútbol (administrativa, deportiva o cualquier otra) a nivel nacional e internacional y fue multado con un millón de francos suizos (1,02 millones de dólares)", expresó la comisión de la FIFA en su comunicado.

Embed
Webb, nacido en Islas Caimán, es considerado una figura clave en el escándalo de corrupción que salpica a la FIFA. Fue arrestado el 27 de mayo del año pasado en Zúrich junto con otros directivos en el marco del "FIFAGate".

Después fue extraditado a Estados Unidos, donde admitió los cargos de asociación delictiva, conspiración y lavado de dinero.

Weeb fue presidente de la Concacaf entre 2012 y 2015, además de vicepresidente de FIFA. El ente rector del fútbol reclama ahora a Webb y a otros ex directivos detenidos la devolución de millones de dólares perdidos por la corrupción.

Embed
Por otra parte, la comisión de ética del ente rector del fútbol mundial abrió hoy una nueva investigación contra el ex presidente de la FIFA, el suizo Joseph Blatter; el ex secretario general Jérôme Valcke y el ex director de finanzas Markus Kattner.

Tras una investigación interna, la federación internacional acusó en junio a Blatter, Valcke y Kattner de haberse enriquecido en más de 79 millones de francos suizos (unos 80,6 millones de dólares) en los últimos cinco años a expensas del organismo.