Los trabajadores acusan a un trabajador de "carnero y rompehuelgas", por intentar levantar el paro por tiempo indeterminado que llevan adelante a raíz de la muerte de un mecánico de la empresa que fue aplastado por un elevador que se desplomó.

Los trabajadores de la Línea 60 acusan a un trabajador de "carnero y rompehuelgas", por intentar levantar el paro por tiempo indeterminado que llevan adelante a raíz de la muerte de un mecánico de la empresa que fue aplastado por un elevador que se desplomó.

"La empresa asesinó a un trabajador. Ahora nos mandan patotas y carneros, rompehuelgas, para que salgan a trabajar. Nosotros decidimos en asamblea un paro por tiempo indeterminado", dijo uno de los trabajadores a C5N.

Enfrentamiento Choferes Delegados Línea 60. C5N
Favid Ramallo es un electricista de 35 años que trabajaba en la línea y murió este viernes por las heridas graves cuando fue aplastado por un colectivo en el taller ubicado en el barrio de Barracas. A raíz de su fallecimiento, los trabajadores comenzaron un paro en cuanto pasó el accidente por las condiciones de trabajo.


Néstor Marcolin, delegado de la línea, explicó que venían denunciando que la empresa había falsificado un preventivo de riesgo de seguridad y un relevameinto de agentes de riesgo" y que habían avisado que "los autoelevadores no estaban en condiciones de funcionar por más que eran nuevos".

"Siempre los que ponemos el cuero somos los trabajadores", lamentó. Y agregó: "La vida del compañero no la vamos a recuperar, pero que paguen los responsables. Y si no pagan penalmente, los trabajadores tenemos que ver cómo nos defendemos de los empresarios".