El partido se desarrolló en el FMG Stadium de la ciudad de Hamilton de Nueva Zelanda y fue dirigido por el árbitro Craig Joubert. El conjunto nacional comenzó la primera mitad con un buen juego y equilibró el duelo hasta el complemento. Terminó 57 a 22.

Embed