La chica engañó a sus superiores durante cinco meses. Todo ese tiempo usó una faja y evitaba bañarse con sus compañeras. La descubrieron cuando estaba cerca de la fecha de parto, porque se descompensó. Ocurrió en el Centro de Formación de policías de Plaza Huincul, en Neuquén.

Una chica de 18 años ocultó su embarazo durante cinco meses ante el Centro de Formación de policías de Plaza Huincul, Neuquén. Sus superiores lo descubrieron tras un pico de presión que tuvo la chica. Para entonces, estaba de 8 meses y medio por lo que la internaron y pocas horas después dio a luz.

La joven fue muy hábil para ocultar su embarazo a la vista de todos, usando una faja y evitando bañarse con sus compañeras. Pero hay un punto sin determinar en el caso: debido a las exigencias físicas a las que se somete a los cadetes, las mujeres deben realizarse un test de embarazo todos los meses, que a ella le dio siempre negativo.

El Gravindex es un examen que se hace mediante la orina y las aspirantes lo tienen que presentar avalado por un efector público o privado, de modo que o adulteró los resultados o utilizó la orina de una amiga.

No obstante a su embarazo, la chica tuvo un notorio rendimiento en todas las pruebas físicas. Pero el engaño comenzó a descubrirse cuando la aspirante se reincorporó tras el receso invernal.

El 22 de agosto, no presentó el test de orina. Además, luego de una actividad física terminó descompensada y con los pies hinchados. Ahí le tomaron la presión y le dio alta, por lo que la mandaron a una clínica.

Una vez internada se le hizo el estudio de orina y se determinó que estaba embarazada. Poco después dio a luz por cesárea.

"Desde el Instituto nos comprometidos a retomarla el próximo año porque ha tenido muy buena conducta y destacado desempeño académico", declaró Julio Peralta, director de Institutos Policiales.