Una adolescente se grabó dañando sin parar a su mascota. Ocurrió en el estado de Quintana Roo en México, pero se viralizó por su crueldad.