El escritor Dalmiro Sáenz, autor de una serie de destacados cuentos, novelas y obras de teatro, murió este domingo a la mañana a los 90 años, según confirmó su nieta Fátima Noriega a través de la red social Twitter.

Embed
Sáenz comenzó a publicar a los 30 años. Su primer libro de cuentos, "Setenta veces siete", le dio el premio de la Editorial Emecé, fue un best seller, y su éxito hizo que en 1962 Leopoldo Torres Nilson llevara a la pantalla grande dos de las historias incluidas en la publicación.

En 1963 publicó "El pecado necesario", que luego sería llevada al cine por Fernando Siro con el título de "Nadie oyó gritar a Cecilio Fuentes". La escritura del guión contó con la colaboración de Sáenz.

Durante la segunda mitad de la década del 60 comenzó a escribir teatro y su primera obra, "Hip, hip, ufa", le valió el Premio Casa de las Américas. El realizador Rodolfo Kuhn adaptó la obra en 1968 bajo el nombre de "¡Ufa con el sexo!".

Sáenz, autor de una prolífica producción literaria marcada por la mordacidad y el absurdo, también se hizo conocido por numerosas declaraciones polémicas en torno al sexo y la religión. Justamente, esas dos temáticas atraviesan la mayoría de sus textos.