El ministro de Trabajo cuestionó que algunos dirigentes "buscan politizar" los encuentros con el gobierno. En tanto, el líder de la CTA, Pablo Micheli, resaltó que "si no hay respuestas, habrá paro" porque "estamos preocupados por una situación que no se avizora que vaya a mejorar".
El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, le pidió este domingo "prudencia" a los sindicalistas ante las amenazas de paro, mientras el jefe de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, aclaró que desde sus sector "nunca" hacían huelgas "contra un gobierno o un presidente".

Luego de las sendas reuniones que mantuvo con los referentes de la CGT y de la CTA, Triaca cuestionó que algunos dirigentes "buscan politizar estas reuniones" y fueron a los encuentros "con lo que iban a salir diciendo de antemano".
Triaca también confirmó que a fines de septiembre van a presentar el proyecto para modificar las escalas del impuesto a las Ganancias, al destacar que "hay que cuidar el financiamiento del Estado, pero también el bolsillo de los trabajadores".

"No creemos que haya un agitación de la situación social por sí misma. Vemos que hay una acción política tratando de plantear cosas que no son las que la mayoría de la gente está sintiendo", afirmó Triaca.
En declaraciones radiales, el ministro de Trabajo sostuvo que "la conflictividad social tiene su origen en el estancamiento de la economía Argentina de los últimos cinco años" cuando "no ha crecido el nivel de empleo y ha crecido la población".
"Este año nos hemos puesto como objetivo de Gobierno tender todas las mesas de diálogo posible para tratar de morigerar la situación y entender que la Argentina de los buenos y los malos no va más", enfatizó.
El funcionario destacó que el Gobierno tiene "vocación de diálogo" frente a los reclamos del sector sindical, pero cuestionó que "algunos ya venían (a las reuniones) con lo que iban a salir diciendo de antemano".
"Más allá de encontrarnos y buscar los consensos, hay algunos que tienden a politizar las reuniones", reprochó Triaca, quien insistió en que "el diálogo es bueno con la mayoría de los dirigentes, se ha cambiado ese paradigma".
Triaca sostuvo que "cuando le pedimos a los dirigentes prudencia es porque entendemos que estos problemas que ellos plantean se van a ir solucionando".
Frente a esta situación, dijo que le "gustaría ver dirigentes mucho más propositivos, dirigentes que nos propongan cómo solucionamos el problema del empleo joven, dirigentes que nos propongan cómo Argentina gana mercados".
"La gente no quiere volver a un pasado de mentira, a un pasado donde se revoleaban los bolsos, a un pasado incierto", remató el ministro de Trabajo. En tanto, desde Canal 13, este domingo por la tarde, Pablo Micheli resaltó que en su diálogo con el gobierno a través de Triaca se "hace mucho hincapié con la herencia recibida".
Y aclaró que desde su sector "nunca hacemos paro contra de un gobierno o un presidente porque defendemos el sistema democrático, no es un paro para que no se vaya ningún funcionario".
"Estamos preocupados por una situación que no se avizora que vaya a mejorar, porque con la tasa de interés tan elevada, es un gran negocio con el sector financiero y no con el productivo y no hay posibilidad de generar trabajo genuino, digno, si no hay desarrollo industrial", añadió Micheli.