La nanotecnología es multidisciplinar. En ella convergen distintas disciplinas que aúnan conocimiento y esfuerzos para estudiar y manipular la materia a escala nanométrica. Es por eso que es difícil encontrar una definición única, ya que cada área del conocimiento la aborda de manera distinta y, por lo tanto, le otorga una definición diferente, aunque con puntos fundamentales en común.
Se entiende por nanotecnología al estudio, manipulación y diseño de los materiales a una escala muy pequeña, tan pequeña que es invisible a los ojos del hombre. Esa escala es la Nanométrica, que representa una millonésima parte de un milímetro; es decir: un nanómetro es un millón de veces más chico que un milímetro.

Pero veámoslo con un ejemplo más concreto. Si midiéramos el pelo de una persona, daría un resultado de alrededor de 75 mil nanómetros. Para imaginarnos el tamaño de un nanómetro, podemos utilizar la siguiente analogía: un nanómetro es a una naranja, lo que esa naranja es al planeta tierra.

Ahora bien, más allá de la cuestión del tamaño, ¿Cuál es la importancia real de la nanotecnología? La novedad y los beneficios que representa radican en que, a esa escala, las propiedades de los materiales cambian, la relación superficie-volumen aumenta exponencialmente, se acentúa el carácter molecular de una función del material, entre otros.

La nanotecnología busca comprender los efectos "nano": el tamaño, la forma, la superficie y las interacciones moleculares, manipular racionalmente las propiedades y combinar y organizar objetos nano en el espacio.

Nano se refiere a la medida, y no a una tecnología en particular, porque en ella convergen, por ejemplo, las ciencias físicas, químicas y biológicas; la electrónica, la informática, la ciencia de los materiales, la medicina, entre otras. Es necesario el armado de equipos de profesionales multidisciplinares para llevar a cabo líneas de investigación y desarrollo eficientes.

Embed
En los últimos 15 años, una serie de países orientaron sus esfuerzos para dar impulso a la nanotecnología, teniendo en cuenta que es un campo de desarrollo horizontal y multipropósito con avances paradigmáticos en áreas muy diversas como la remediación ambiental, el aprovechamiento de la energía, la producción de alimentos o la elaboración de tratamientos médicos más eficaces. La Argentina dispone de una ventaja comparativa muy importante: una estructura científica consolidada y con potencial de crecimiento en el campo.

La nanotecnología, junto con la biotecnología y las TICs, es un tecnología de propósito general, prioritaria para el desarrollo socioeconómico de nuestro país, de acuerdo a lo establecido por el Plan Argentina Innovadora 2020 del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación. En este marco, la Fundación Argentina de Nanotecnología (FAN) desempeña un rol fundamental: ser uno de los actores que impulse el desarrollo de emprendimientos en nanotecnología y que permita que la innovación generada pueda llegar al mercado.

Para lograr esto la FAN cuenta con una serie de iniciativas orientadas a sensibilizar acerca de la nanotecnología y el trabajo que realizan cientos de investigadores es nuestro país. Además, se realizan actividades tendientes a despertar vocaciones científicas y fomentar el espíritu emprendedor en estudiantes secundarios de todo el territorio nacional, a través del concurso Nanotecnólogos por un día y el programa Nano U ofrece cursos a distancia y gratuitos sobre nanotecnología para estudiantes universitarios.

Desde hace varios años, en Argentina, el Estado invirtió en el desarrollo de las nanotecnologías para aumentar la competitividad de la producción nacional a partir de la agregación de valor con alta tecnología.

Actualmente, en nuestro país existen empresas consolidadas cuya producción incorpora las nanotecnologías en alguno de sus procesos. Es el caso de las PyMEs santafesinas Lipomize y Nanotek, que ya comercializan sus productos a nivel local y en mercados internacionales.

La FAN, con su programa de Inversión en Emprendimientos Nano, apoya económicamente a los proyectos que buscan innovar con nanotecnología y, de esa manera, aumentar la competitividad de la industria nacional y generar empleo.

Por Ing. Daniel Lupi, Presidente de la Fundación Argentina de Nanotecnología