La contundente goleada de Boca ante Belgrano en La Bombonera se vio opacada por la infantil expulsión de Carlos Tevez, que vio la roja en el primer tiempo (luego de convertir el primer gol) al insultar al árbitro del encuentro, Germán Delfino.
Lo cierto es el equipo supo asimilar ese hombre de menos y la ausencia de su capitán para sacar adelante el partido sin demasiados problemas. Sin embargo, en Boca hay preocupación por un tema no menor de cara a lo que se viene: la sanción que recibirá el delantero.

Según el Reglamento de Trangresiones y Penas de la Asociación del Fútbol Argentino, en su artículo 185º, el Apache podría recibir de 3 a 12 fechas de suspensión, ya que expulsión entra en el detalle de "jugador que provoque de palabra o actitud al árbitro, discuta en tono violento, ofenda o insulte, se mofe o burle de palabra, gesto, actitud, ademán equívoco; hacerle ademanes obscenos o injuriosos, manosearlo o tironearlo de la ropa o inferirle cualquier otro agravio".

Tevez.jpg
Sin embargo, la esperanza de los dirigentes xeneizes es discutir esos términos para que la expulsión de Tevez encuadre en lo detallado en el artículo 186º, que señala "al jugador que proteste los fallos del árbitro o se dirija en términos descomedidos o con ademán airado hacia la persona del árbitro y sean de menor gravedad que los previstos en el artículo 185º de este Reglamento". En este caso, la sanción sería de uno a cuatro partidos.