El efectivo utilizó su arma reglamentaria para cometer el salvaje ataque, en el que además dejó heridos a los dos hijos de su ex pareja, uno de los cuales quedó internado en coma farmacológico.

Un efectivo de la Prefectura asesinó con su pistola reglamentaria a su ex suegra y a su ex cuñado en Comodoro Rivadavia. Además, hirió a los dos hijos adolescentes de su ex pareja. Por último, se suicidó.

Marcelo Oscar Soria, de 45 años, había denunciado que su ex, Fabiana Contreras, se había presentado en su casa con sus dos hijos para reclamar unas pertenencias de ellos dos. De acuerdo con el testimonio que el prefecto dejó en la comisaría, los tres apedrearon su camioneta.

Según el testimonio de una vecina, a las 4 de ayer, "una vecina denunció haber escuchado diez detonaciones" de arma de fuego, por lo que los policías se trasladaron hasta el lugar.

En el exterior de la vivienda, los efectivos hallaron Lautaro, de 16 años, herido de bala y pidiendo ayuda. Mientras que en el interior se encontraba el cadáver baleado de Lidia Peralta, ex suegra de Soria, el de Gustavo Contreras, ex cuñado y también a Soria, quien se efectuó un tiro en la parte inferior de la mandíbula con orificio de salida en el parietal.

En el lugar también estaba la hija de 14 años de Fabiana, quien presentaba un balazo en la cabeza y quedó internada en coma farmacológico en un hospital de la zona.

Por su parte, la ex mujer de Soria se encontraba en la vivienda, tendida en el piso y con lesiones sangrantes producto de los golpes recibidos de parte del atacante que no llegó a balearla, agregaron los voceros.

Según explicaron fuentes policiales, Soria vivía a la vuelta de la casa de su ex familia y entró a la vivienda a través de una ventana.

"La tragedia pudo haber sido mayor porque en el interior de la casa, en una habitación, estaba la hermana de Fabiana con dos niños de seis y siete años y que tuvo la buena reacción de encerrarse hasta que todo se aplaque", explicó el subcomisario Víctor Horacio Farcy.