Lizzy y Nicole decidieron filmar un video comiendo los chiles llamados Carolina Reaper y el resultado fue terrible: llanto y gritos.