Se trata de Juan Villar, un peón rural de 28 años que había llegado a Adelina María junto a su pareja y dos menores. En primera instancia lo citaron a declarar como testigo, pero luego de investigar el celular y el Facebook de Camila supieron que era la última persona con la que se había contactado.
El único imputado por el crimen de Camila Carletti es Juan Villar, un peón rural de 28 años que había llegado a Adelia María junto a su pareja y dos menores, con quienes residía en el Haras el Trébol, ubicado sobre un camino rural a 12 kilómetros del pueblo.

Camila Sospechoso.flv
La Policía inicialmente lo investigó como testigo, aunque luego de secuestraron su celular para investigar pistas de la joven confirmaron que era la última persona con la que había tenido contacto.Horas después, Villar pidió un remis y en plena noche partió junto a su familia hacia Río Cuarto donde abordó un colectivo con destino a Corrientes. No avisó a nadie, simplemente huyó.

juan-villar1.jpg
El destino final era Paso de los Libres, aunque al llegar a la terminal de ómnibus de la capital correntina fue sorprendido por un grupo de policías que le informaron sobre su detención. La orden había sido librada por el fiscal de Instrucción Walter Guzmán que ya había articulado una firme sospecha por indicios que comprometen fuertemente a Villar.

juan-villar2.jpg
Las únicas pertenencias que fueron recuperadas de Camila pudieron ser halladas a metros del Haras donde trabajaba el sospechoso. Además, hubo un intercambio en un chat de Facebook donde hablaba de un encuentro entre ambos el día de su desaparición.

Los investigadores creen que Villar no planificó la desaparición y el eventual homicidio de Camila, sino que solo programó un encuentro con la joven y el presunto crimen habría sido consecuencia de una fuerte discusión.