Emma Burt tiene 19 años y denunció esta semana que durante 12 años sufrió los abusos de su propio padre, Christopher Wayne Edwards, que decía que le decía que ella era "su esposa".
La historia salió a la luz porque la adolescente tuvo la valentía de denunciar que durante años había sido drogada y repetidamente violada por su propio padre biológico, Christopher Wayne Edwards, de 40 años.

Emma fue a vivir con Edwards en diciembre de 2012, a los 15 años, después de una pelea con su mamá y sin imaginar el infierno en el que se estaba metiendo.

Edwards, según el relato de la joven, abusó de ella por primera vez a menos de un mes de la mudanza y tras haberle hecho perder el conocimiento drogándola con cannabis, sólo la primera de las drogas a las que la introdujo.

Padre Abusador 2.jpg
En un giro enfermo Emma admitió que Edwards le decía que ella era "su esposa", hasta que a los 17 decidió escapar. Tras la reciente denuncia de la joven, a dos años de su huida, Edwards fue condenado a 12 años de prisión por violación, y cuatro cargos de actividad sexual con un miembro de su familia.

También admitió un cargo por la posesión de una foto indecente de un niño, además de otras del mismo estilo pero con otras personas, inclusive algunas de Emma, y suministro de drogas.

Padre abusador 3.jpg
Los dos años que ella pasó con él, provocaron en la joven de 19 años, que hoy es madre, graves trastornos que la llevaron por ejemplo a saltar de un puente en diciembre de 2014, intentando "poner fin a todo el dolor".

Hoy Emma ​​planea la creación de su propio negocio y espera que el animarse a compartir su historia, anime también a otras víctimas de abuso sexual a hacerlo.