Una conversación cargada de racismo llamó la atención de Jarred Wall, un joven australiano que se encontraba en una confitería, junto a su familia, cuando escuchó a dos mujeres referirse de forma despectiva hacia la comunidad originaria de Australia.
La historia fue compartida por Wall en su perfil de Facebook. "Hoy comí fuera. La comida estuvo genial, pero para nuestra desgracia escuchamos sin querer a dos señoras mayores, sentadas junto a nosotros, charlando sobre los aborígenes. La conversación fue, como mínimo, ofensiva, con palabras como asimilación lanzadas de cualquier manera", narró Jarred en Facebook.


Embed
Aunque se trataba de una situación desafortunada, Wall decidió responder de forma más contundente y sutil a lo dicho por las dos señoras. "¡Disfruten el té! Cortesía de dos aborígenes sentados al costado de ustedes, en la mesa 26", escribió en el ticket de las dos bebidas para las mujeres.

"Podría haber comenzado una discusión sobre el abuso, pero no habría ayudado. En cambio, hice algo agradable. Les invité un té y les dejé una pequeña nota en el recibo", prosiguió Wall en el post publicado en Facebook. Finalmente, deseó que "tal vez estas señoras serán un poco más sensatas y pensarán antes de hablar. ¡Con suerte no habrá una próxima vez!", se lee en el texto de Facebook.