El corredor argelino Abdellatif Baka, que compite en 1.500 metros en la categoría T13 de discapacitados visuales más leve, se quedó con el oro en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro, con un tiempo mejor que el que consiguió el atleta estadounidense Mathew Centrowitz en la olímpiada.
Baka, que logró el récord del mundo, se impuso en la final de los 1.500 metros paralímpicos, clase T13, con un tiempo de 3:48.29, mientras que el de Centrowitz fue de 3:50.00.

Ese tiempo del corredor sin discapacidad norteamericano también lo mejoraron otros tres paralímpicos más de la serie que ganó Baka. El etíope Tamiru Demisse (3:48.49), el keniano Henry Kirwa (3:49.59) y el argelino Fouad Baka (3:49.84), que fue cuarto.

El actual récord del mundo de 1.500 metros de un atleta sin discapacidad lo ostenta el marroquí Hicham El Guerrouj (3:26.00), mientras que el récord olímpico lo tiene el keniano Ngeny Ngeny (3:32.07).