Se trata de un grupo de amigos que se dedican a hacer chistes por las calles de Neuquén, sin embargo, en uno de sus últimos videos, lo que debía causar risa, generó preocupación.
En las imágenes se ve a un adolescente corriendo adelante de un tren, mientras se filma con un palo de selfies y otra cámara lo graba a un costado de la vía. Detrás el maquinista que maneja del tren se ve obligado a bajar la velocidad y a hacer sonar la bocina para que el joven se aparte de la vía.

La secuencia no llega a durar un minuto, y si bien a simple vista podría pensarse que en ningún momento presenta un riesgo, la realidad es que una mínima variable podría haber generado una tragedia.

Los jóvenes se hacen llamar "Los Jodas" y se dedican a hacer bromas para subirlas a Youtube. Por lo general, se trata de chistes inofensivos, como tirarle espuma a dos chicas en un parque o trotar al lado de un hombre en bicicleta. Siempre filmando todo.

broma-tren.flv
Los Jodas son Alex, Ezquiel y Kevin, tres amigos que no llegan a los 18 años y que encontraron esta forma de diversión, pero que en esta última secuencia generó preocupación en muchos de los que lo vieron. Y es que un mal paso, una falla en lo cálculos, o una distracción de quien manejaba el tren, podría haberle dado a la historia otro final.

Luego de que el video fuera subido en medios neuquinos y de que la polémica se hiciera cada vez más fuerte, Kevin, uno de los "cineastas", trató de minimizar el hecho a través de una entrevista radial. Dijo que la mayoría de las bromas son inocentes y que no encierran peligro alguno. Y que lo del tren fue lo único arriesgado que hicieron.

"No íbamos tan cerca; parece, pero estábamos más lejos"
, dijo Kevin, que luego reconoció que cuando el tren tomó velocidad y comenzó a acercarse más y más, Ezequiel se corrió a un costado.