La importancia de este proyecto, que se encuentra en fase de planificación, fue detallado este miércoles por John Holdren, asesor científico del presidente estadounidense, Barack Obama, y por Charles Bolden, el administrador de la NASA, según informó la agencia española EFE.

Bolden y Holdren aseguraron que el programa, conocido como ARM (Misión para Redirigir un Asteroide), es esencial para probar las tecnologías que llevarán a la humanidad a Marte, además de constituir un paso fundamental para los planes de llevar a cabo misiones de explotación minera en el espacio.

La misión, considerada por la NASA como la piedra angular que permitirá misiones estables hacia Marte en los años 30 de este siglo, proveerá recursos naturales en pleno espacio y ayudará a establecer métodos para defender la Tierra de impactos de asteroides.

"Tenemos que poner en marcha misiones más ambiciosas para poder llevar a los humanos cada vez más lejos en el espacio", explicó Holdren en un acto celebrado en el centro Goddard de la agencias espacial a las afueras de Washington.

Embed

La misión tiene el objetivo de encontrarse con un asteroide cerca de la órbita de la Tierra, recoger un gran pedazo de varias toneladas de la roca helada con una sonda robótica y situarla en una órbita estable cerca de la Luna, para que astronautas puedan realizar experimentos y recolectar muestras en la década de 2020.

El plan tiene varios componentes que permitirán probar varias tecnologías esenciales para el futuro de la exploración espacial y para conocer mejores métodos para desviar asteroides que puedan suponer un peligro de impacto contra la Tierra.

En la actualidad ARM se encuentra en la fase de diseño de la sonda robótica, el sistema de captura y los requerimientos orbitales y de propulsión.