A sus 43 años, Gastón Sessa viene de protagonizar otro exabrupto durante el último duelo entre Villa San Carlos y Tristán Suárez, en el que tomó del cuello al árbitro Julio Barraza por una falta no cobrada que derivó en un gol en contra de su arco.
Lo cierto es que este jueves, ya más frío, el arquero no reculó y redobló la apuesta contra el árbitro, sobre quien aseguró: "No le puedo pedir perdón, él también me falto el respeto. Es una persona muy soberbia, no se le puede hablar. No entra en calor. Tiene una mujer que le lleva el bolso todos los partidos".

Pero además, en diálogo con TyC Sports, el arquero redobló la apuesta y denunció que Barraza "se pasea en sunga por los vestuarios".

Con respecto a la sanción que le espera, Sessa no anduvo con vueltas y dijo que si le dan muchas fechas dejará de jugar al fútbol, mientras que también comparó su situación con la de Carlos Tevez, que también espera una sanción tras ser expulsado por insultar al árbitro Germán Delfino el último fin de semana. "Quiero ver cuántas fechas le dan a él", aseguró.

"Los que realmente me conoce saben que soy una persona alegre, que me apasiona lo que hago. Cuando suceden estas cosas sufro por mi familia. Mi hijo más grande estaba muy triste, le hacen comentarios en el colegio. Pensé que lo tenía superado, pero evidentemente no", concluyó.

A los 29 minutos del segundo tiempo, cuando el Lechero ya ganaba por 2 a 0, Sessa no pudo retener un tiro de larga distancia de Galeano que se transformó en el tercer gol de partido. El jugador de Tristán Suárez la había bajado con el brazo, pero el juez Julio Barraza no lo vio.

Sessa corrió al referí que acababa de convalidar el gol, lo persiguió, lo increpó y vio la amarilla. Lejos de calmarse, intentó llegar otra vez al referí a pesar de la intervención de sus compañeros y Barraza le mostró finalmente la roja. Finalmente, el experimentado arquero fue de mal en peor y tomó al referí por el cuello.

Gato Sessa