Tras su batalla legal para que la fichen, Jessica Millamán es resistida por rivales. Una competidora del Trelew Rugby Club alegó que hay diferencia de fuerza que influyen en un deporte de contacto.

Jessica Millamán logró que la ficharan en la Asociación de Hockey del Este del Chubut, quien inicialmente le había negado la admisión por ser una jugadora trans. Luego de esta batalla legal, ahora enfrenta el rechazo rival.

"Esto no es una cuestión de discriminación. Nosotros no nos metemos en eso. Sólo decimos que nos da miedo jugar en este deporte de roce porque aunque es transexual su fuerza es la de un hombre", declaró Patricia Navarro, jugadora de la categoría intermedia del Trelew Rugby Club.

Embed

"Todavía no es una decisión que hemos tomado en equipo. Pero ya hay algunas posiciones que coinciden. Y también en otras entidades", aclaró Navarro, quien a su vez matizó: "Si quieren jugar un amistoso o hacer un entrenamiento donde juegue Jessica no tenemos problemas".

Según la jugadora, se sintieron afectadas por la condición de Millamán: "En el último partido que jugamos con Germinal perdimos 3 a 0 con tres goles de Jessica porque nadie se acercaba para marcarla".