El hombre estaba sobre su vehículo durante un tifón en Taiwán cuando el gran viento que había hizo que una marquesina saliera volando y le pegó en la cabeza tirándolo al piso y haciendo que su casco saliera despedido.